miércoles, 9 de abril de 2014

VULVOVAGINITIS

Anabel Cristina de la Torre - Pediatra

La vulvovaginitis es el problema ginecológico más frecuente en la infancia.
Su máxima incidencia se da entre los 5-6 años y los 9.



¿Qué es la vulvovaginitis?

Es una inflamación de la vulva y/o vagina debido a:

  • Traumatismos
  • Agresiones físicas (limpiarse con fuerza)
  • Agresiones químicas (por uso de algún producto inadecuado)
  • Microorganismos
Existen una serie de factores que pueden predisponer a padecer este cuadro:
  • Obesidad
  • Diabetes mellitus
  • Presencia de cuerpo extraño
  • Mala higiene de la zona (ya sea por escasa o por exceso pero inadecuada)
  • Ropas ajustadas
  • Uso de antibióticos, anticonceptivos o corticoides
  • Algunos deportes (montar a caballo, ciclismo, natación)
  • Actividad sexual
  • Humedad persistente en la zona
  • Lombrices en el ano
La vulva y la vagina tienen una función que es de defensa. Ambas están colonizadas por bacterias "buenas" cuyo equilibrio crea una barrera contra las infecciones. La pérdida de este equilibrio favorece las infecciones y las inflamaciones de la zona. Este equilibrio se pierde por los distintos factores que acabamos de ver.


¿Cuáles son los síntomas?

Ardor, quemazón, picor, dolor al hacer pis, al andar.
La zona suele estar roja y a veces existe flujo vaginal. No siempre que existe flujo vaginal existe una vulvovaginitis.


Hay situaciones en las que el flujo es normal:
  • Período neonatal: puede aparecer flujo blanco grisáceo por descamación de la mucosa vaginal.
  • Niñas prepúberes: por cambio hormonales.
  • Pubertad.

¿Cómo se diagnostica?

Por lo general no es necesario pedir ninguna prueba, simplemente con los síntomas y la exploración es suficiente para el diagnóstico.

Tratamiento general

La mayoría de las vulvovaginitis en la infancia se resuelven con medidas higiénicas cuidadosas. Consejos para evitarlas:
  1. Limpiar adecuadamente.
  2. Seca bien sin frotar enérgicamente, para no dejar la zona húmeda.
  3. No llevar ropa ajustada y que la ropa interior sea de algodón, ya que si no se impide la transpiración y aumenta la humedad y las rozaduras.
  4. Baños de asiento con agua tibia y a veces con antiséptico.
  5. Crema protectora.
  6. Hidratarse correctamente para evitar la sequedad de piel y mucosas.  
¿Cómo limpiar esta zona?
  • Siempre lavar con las manos limpias.
  • Se recomienda no usar esponjas y si se usan que sean muy suaves.
  • Limpiar siempre de delante hacia atrás (de vulva hacia ano) y no al revés porque se pueden arrastrar gérmenes del ano a la zona genital.
  • No usar jabones agresivos porque producen irritación. Existen jabones específicos para la higiene íntima.

Tratamiento específico

Si tu pediatra, por el tipo de flujo o por la exploración, sospecha algún germen específico que haya que tratar pondrá el medicamento adecuado.



 

No hay comentarios: