martes, 17 de septiembre de 2013

HERPES SIMPLE

Anabel Cristina de la Torre - Pediatra

El herpes es producido por un virus llamado virus herpes simple (HSV). Hay dos tipos el 1 y el 2. Me voy a referir al 1 que es el más frecuente en los niños.





¿En qué consiste?

  • Primer contacto con el virus. Este contacto puede cursar sin síntomas o se puede manifestar de otra forma conocida con el nombre de gingivoestomatitis herpética dando muchos más síntomas que la lesión aislada. Este cuadro consiste en: babeo, fiebre alta, gingivitis (las encías se ponen muy rojas y muy inflamadas pudiendo incluso llegar a cubrir parte de los dientes, pueden sangrar), mal aliento, ganglios inflamados en el cuello, vesículas o llagas en los labios y por dentro de la boca que se rompen dejando úlceras muy dolorosas y puede durar hasta 15-20 días. El problema es no comer. La edad a la que ocurre este primer contacto es entre los 6 meses y los 5-6 años.

  • Sucesivas infecciones. Una vez que hemos tenido un primer contacto con el virus, se queda en nuestro cuerpo. Por lo que ante diversas circunstancias (fiebre, sol, infecciones, pequeños traumatismos, estrés, menstruación...) se puede activar y producir el herpes. Es una lesión que afecta a la piel y/o a las mucosas. El período de incubación puede ser desde 2 hasta 14 días. Consiste en pequeñas ampollitas que aparecen sobre una base eritematosa (roja) con tendencia a la confluencia, sobre todo en los labios, que después se secan o se rompen dejando una costra que puede tardar días en curar. Producen sensación de quemazón y escozor. A veces, se padece con bastante frecuencia y hablamos entonces de herpes recurrente.



¿Cómo se contagia?

El contagio se produce con mucha facilidad. La infección se propaga por contacto directo con las lesiones o por la saliva. Por tanto al beber del mismo vaso o comer con el mismo cubierto o mediante los besos, lo podemos contagiar.

También lo podemos extender nosotros mismos mediante el rascado.

¿Cómo se previene?

  • Evitando el contacto con la saliva o con las lesiones.
  • No compartiendo cubiertos, vasos...
  • Lavándose las manos a menudo.
  • No rascándose.
  • Si se conoce el factor que lo desencadena, intentar evitarlo.
  • En el caso de la gingivoestomatitis, hasta que no estén secas las lesiones, el niño no se encuentre bien y no exista fiebre, no debe ir al colegio o guardería.

Tratamiento

No es necesario un tratamiento específico puesto que las lesiones se secan y curan solas. Las cremas que existen para los herpes son bastante caras y tienen poco efecto beneficioso, si se usan hay que aplicarlas cada 5 horas.

En el caso de la gingivoestomatitis:
  • Para las lesiones, dar cremas o geles, antes de las comidas.
  • Si fiebre y/o dolor, dar paracetamol o ibuprofeno.
  • Si no quiere comer, cosa habitual y normal, no os preocupéis. Preocuparos si no bebe, puesto que se puede deshidratar. Si quiere comer algo, que sean alimentos suaves (yogur, flan, sopa, purés...).
Una vez más os tengo que decir que al tratarse de una infección producida por un virus no existe antibiótico para ella. Si la infección es muy extensa y severa, sí existe un jarabe que el pediatra valorará si debe mandarlo o no.

¿Cuándo acudir al médico?

  1. Si sabéis que es un herpes no tenéis que acudir al médico.
  2. Si lo que tiene es la gingivoestomatitis herpética con fiebre alta, malestar o no bebe nada y sospecháis que puede comenzar a estar deshidratado (me remito al tema de la gastroenteritis), sí debéis ir.

No hay comentarios: