domingo, 18 de agosto de 2013

LOMBRICES

Pilar García - Pediatra

Hoy vamos a hablar de un problema frecuente en la infancia con la intención de dar información y tranquilizar a quien lo pueda presentar, ya que se trata de un cuadro leve, sin complicaciones y que se cura rápidamente con un tratamiento y unas medidas que voy a tratar de explicar.

¿Qué son las lombrices?

Son unos gusanos, como hilos blancos que se mueven, llamados oxiuros que sólo infectan a los humanos.
Su tamaño oscila entre 5-10 mm, son de color blanquecino, se encuentran en el intestino de las personas con esta infección. 

 

¿Cómo se cogen?

Al ingerir los huevos de estos gusanos.
Las personas con oxiuros presentan prurito o picor anal. Por el rascado llevan huevos en las manos (sobre todo debajo de las uñas) a través de éstas se diseminan por todo aquello que toquen, ropa de cama y baño, alimentos, juguetes, teclados de ordenador, etc...
De esta forma los huevos se dispersan y si alguien, sin darse cuenta, los ingiere cogerá la infección. Los huevos al llegar al intestino delgado se convierten en larvas y en uno o dos meses ya en intestino grueso son gusanos adultos capaz de reproducirse.
La hembra grávida migra por las noches a poner sus huevos a los pliegues del ano donde produce picor e irritación.

Síntomas

El síntoma principal y por el que debemos sospechar esta infección es el prurito anal sobre todo por las noches.
En las niñas pueden llegar a la vagina y producir irritación y molestias en la zona vulvar.
Otros síntomas derivados del picor son irritabilidad, nerviosismo, despertares nocturnos y pesadillas.


¿Cómo se diagnostica?

En ocasiones se pueden ver las lombrices mezcladas en las heces o bien en las proximidades del ano (con más facilidad cuando el niño está dormido).
Si no se ven, se puede buscar la presencia de huevos mediante una prueba que se llama "test de la cinta adhesiva" o "test de Graham".  


Esta prueba se realiza en el niño recién levantado sin aseo previo. Consiste en pegar durante 3 días consecutivos una tira de celofán transparente en el ano con el fin de que se adhieran los huevos. La cinta se pega a un porta y se envía a laboratorio donde los microbiólogos pueden identificar al microscopio estos huevos.

¿En qué consiste el tratamiento?

Es un tratamiento muy sencillo y eficaz basado en la toma de un medicamento antiparasitario que elimina el parásito.
Se precisan dos dosis separadas 2 semanas ya que este tratamiento elimina el oxiuro pero no los huevos. 
Para aliviar el picor se puede tomar un antihistamínico y para la irritación local se pueden aplicar cremas protectoras.
Es conveniente que reciban tratamiento todas las personas que conviven con el niño en el hogar.




 ¿Y qué pasa con los huevos no eliminados?

Por este motivo hay que añadir una serie de medidas que por un lado eliminen huevos y por otro prevengan el contagio y la infección de nuevo:
  • Lavado de manos y uñas, sobre todo después de ir al baño y antes de comer.
  • Llevar las uñas muy cortas y limpias.



  • Usar pijamas cerrados que dificulten la manipulación y el rascado nocturno.
  • Lavar con agua caliente la ropa de cama y baño sin sacudirla previamente para evitar la diseminación de los huevos.



Espero con estas pautas haber trasmitido tranquilidad ante este problema leve pero frecuente y "desagradable". 


No hay comentarios: