domingo, 4 de agosto de 2013

AHOGAMIENTO

Anabel Cristina - Pediatra

Quiero tratar un tema que todos los padres deben tener muy presente, especialmente en los meses de verano. El propósito es advertir a niños, niñas y adultos a su cuidado, de los peligros que existen durante las actividades en el agua y recomendar las conductas de seguridad que se deben seguir para evitarlos.


Se define como la sumersión de la persona en un medio líquido que produce asfixia por la penetración del mismo en las vías respiratorias.

La incidencia es muy alta y sobre todo en los meses de verano. El lugar donde es más frecuente el ahogamiento es en las piscinas domésticas.
 
Tienen más riesgo los niños que las niñas, porque éstas son más prudentes y aquéllos más inquietos y atrevidos.

En la infancia hay dos grupos de edad en donde es más frecuente:
  • en los menores de 5 años por accidentes en piscinas, bañeras, cubos llenos de agua, fuentes... Tener en cuenta que los niños pequeños se pueden ahogar en recipientes con muy poca profundidad del agua.
  • en los adolescentes sobretodo en ríos, lagos, favorecido por el consumo de drogas y alcohol y deportes acuáticos (buceo, canoa, vela, surf, submarinismo, motos náuticas...). 
Por lo tanto, vigilancia en el primer caso y educación en el segundo son la base de la prevención de los ahogamientos.

Aunque suele haber primero un período de pánico, lucha, agitación, son frecuentes los ahogamientos silenciosos en los menores de 5 años.

Prevención

Lo mejor de este problema tan grave es que SE PUEDE PREVENIR.
  • Cuando está el niño cerca de una zona con agua SIEMPRE debe estar un adulto pendiente y no un niño mayor que en cualquier momento se puede despistar.
  • Cuanto antes aprenda un niño a nadar mejor, en general, a partir de los 4 años, y aunque sepa nadar si es pequeño, tendremos que seguir vigilándole.
  • NO lanzarse al agua en zonas desconocidas o con poca profundidad.
  • NO meterse de forma brusca en el agua. Hacerlo progresivamente sobretodo después de comer, si es el primer baño, si se ha tomado mucho el sol o si se ha hecho ejercicio intenso.
  • NO penséis que porque haya aprendido a nadar o tenga flotador puesto, ya no corre peligro.
  • NO dejes en ningún momento solo en la bañera o en una piscina hinchable a un niño pequeño. La mayoría de los ahogamientos de bebés se han producido por un descuido del cuidador al ir a coger el teléfono o abrir la puerta.
  • Si se tiene piscina en casa debe estar vallada adecuadamente y con una distancia entre barrotes, si los hubiese, inferior a 10 cm. La puerta de acceso a la piscina debe tener cerradura de seguridad. Aún así, ningún sistema reemplaza la vigilancia del cuidador.
  • Recomienda a tu hijo que nade en el mar cerca de la orilla y que no se aleje.
  • Las colchonetas y otros objetos hinchables deben utilizarse con precaución, ya que pueden arrastrar hacia dentro con rapidez.
  • Evitar bañarse en ríos, pantanos o lagos que no se conozcan porque aunque parezcan tranquilos puede haber corrientes internas.
  • NO tirar de las rejillas que cubren los desagües porque la fuerza de la succión es tan grande que puede tirar del niño y atraparle en el fondo.
  • Usar chaleco salvavidas siempre que se haga algún deporte acuático.
      
  • NO deben jugar en el borde de la piscina.
     
  • NO bañarse en zonas no autorizadas para ello.
  • En la playa respetar las indicaciones:
    • Bandera verde: no peligro
    • Bandera amarilla: peligro
    • Bandera roja: prohibido bañarse


LA MEJOR PREVENCION ES LA VIGILANCIA DE LOS NIÑOS Y ENSEÑARLES A QUE RESPETEN LAS NORMAS EVITANDO LAS CONDUCTAS DE RIESGO




2 comentarios:

mamadeirene dijo...

Aquí toda precaución es poca. Por desgracia conozco dos casos muy cercanos. Ambos por descuidos de adultos y en piscinas domésticas. Toda precaución es poca por exagerado que parezca. Gracias por difundir estos consejos.

Celia dijo...

Muy buenos consejos... Marcos esta aprendiendo a nadar ahora...poco a poco se ve dk progreso pero es cierto que no hay que quitarles el ojo de encima!!

Celia