miércoles, 17 de julio de 2013

DOLOR DE OIDOS (OTALGIA) EN VERANO

Anabel Cristina - Pediatra

Aunque no es la única, la otitis externa es la más frecuente en verano. Este tipo de otitis es una inflamación del conducto auditivo externo. En otra publicación trataremos otro tipo de otitis.


Para poder entenderlo mejor os diré que las partes del oído son:
  • Oído externo, formado por la parte visible que es el pabellón auricular y el conducto auditivo externo (CAE) que es el canal hueco que llega hasta el tímpano
  • Tímpano, que es la membrana que separa el oído externo del oído medio
  • Oído medio que es una cavidad en la que se alojan los huesecillos martillo, yunque y estribo y de donde sale la trompa de Eustaquio.
  • Oído interno que consta de la cóclea (o laberinto) y los canales semicirculares.

La infección del oído externo es conocida como otitis del nadador porque muchas veces se asocia a la exposición frecuente al agua. También existen otras causas como la irritación por un objeto en el conducto auditivo externo (ya sea para rascarse o por la introducción de un objeto), la piel seca, un eccema, limpiarse el oído con bastoncillos con punta de algodón...



Los niños que pasan mucho tiempo en el agua durante el verano son candidatos a sufrir este tipo de otitis. Si hay mucha humedad en el oído este se puede irritar, abriendo la piel del conducto auditivo externo y permitiendo la entrada de microorganismos.

El síntoma principal de este tipo de otitis es el dolor, el cual puede empeorar cuando se tira de la parte externa del oído o se presiona sobre éste.  Masticar también puede producir dolor cuando se sufre una otitis externa.

En la exploración del médico se observa una inflamación del conducto auditivo externo con tímpano normal. A veces puede existir un poco de supuración, produciéndose en ocasiones disminución de la audición.

No es típico que haya fiebre.

La otitis externa no es contagiosa.

Tratamiento

  • Analgésicos y antiinflamatorios para el dolor y la inflamación (paracetamol, ibuprofeno).
  • Gotas óticas (que contienen antibiótico sólo o asociado a corticoide)
  • No necesitan antibiótico por vía oral.
  • El oído debe ser protegido del agua evitando la inmersión de la cabeza hasta que cure.
  • Durante el tratamiento debe evitarse introducir cualquier objeto que irrite el oido.
  • El calor local seco es el remedio más inmediato y el que alivia el dolor más rápido hasta que hacen efecto los analgésicos (normalmente basta con aplicar un paño calentado previamente con una plancha).

 Prevención

  • No permanecer mucho tiempo con la cabeza dentro del agua
  • Uso de tapones en la piscina
  • No introducir bastoncillos de algodón en el oído
  • No introducir objetos ni rascarse con ellos

Recordar que la mejor manera de limpiar el oído es con el propio dedo hasta donde alcance y que la presencia de cera en el oído es normal y necesaria para protegerlo


Próximo tema: Golpes en la cabeza

1 comentario:

ali los dijo...

Excelente post, el invierno pasado la padecí y fue bastante dolorosa. un saludo